25 July, 2017 a las 04:33

Mercado de San Ildefonso

Mercado de San Ildefonso

Tengo que reconocer que el sistema de tapeo de los mercados renovados de Madrid nunca me ha terminado de convencer del todo. Mi experiencia en el Mercado de San Miguel no fue demasiado exitosa y no me dejó muchas ganas de volver. Aunque había demasiada gente, tuvimos suerte y encontramos un hueco para disfrutar de la comida y colocar los abrigos: hasta aquí, bien. Los verdaderos problemas llegaron a la hora de ir a pedir: el majete del grupo se ofreció voluntario para ir a por las bebidas mientras pensábamos que queríamos comer. Al cabo de un buen rato, como no volvía, el valiente del grupo decidió ir a buscarle. Un rato después, la mujer de uno de ellos con cara de angustia, pero autoconvenciéndose de que no pasaba nada grave, me dijo: – a ver si es que no pueden con todo-. y se fue a buscarles. Y ahí me quedé yo, defendiendo el campamento base ante los constantes ataques de ocupación de guiris que debían estar buscando ya sitio para la cena, grupos de amigas de despedida de soltera que me miraban con cara de pena, parejitas y señoras que se hacía hueco a golpe de bolso. A pesar de todo conseguí defender mi territorio y ver como se acercaban juntos el majete y el valiente con las bebidas.

-¿Y Raquel?-

-Se ha ido a buscaros-

-Bueno, pues la esperamos y vamos pensando que queremos picotear-

Mientras decidíamos apareció Raquel con unos encurtidos que había “pillado” por el camino. Como a mi no me gustan y todavía no me había movido aproveché para ir a pedir algo de comida para todos.

Después de esperar dos largas colas, consiguí algo de tortilla y no se que más. Cuando consiguí llegar al campamento base, mis amiguitos se habían terminado las bebidas, así que el más valiente decidió ir a pedir unas cañas…

Meses después me he reconciliado con estos mercados gracias al Mercado de San Ildefonso (Calle Fuencarral 57). Un espacio mucho más pequeño y cómodo que nos recuerda a los street markets newyorkinos y londinenses, donde disfrutar del verdadero objetivo de estos mercados: ofrecer distinto tipos de comida sin tener que desplazarse de un sitio a otro.

DSC_3575

DSC_3573

Bajo los lemas Taste & Smile y No somos un mercado más, este mercado se divide en tres plantas en las que tenemos a la vista todos los puestos para decidir que comer sin tener que ir de excursión. Ir a pedir no supone más que unos pasos y la afluencia de gente no es tan abrumadora.

El estilo castizo lo marcan los camareros gracias a su atuendo con aires chulapos y su simpatía. Varias veces nos ofrecen degustar alguno de sus platos explicándonos la elaboración y el origen del mismo o nos comentan su carta de vinos.

Migas, tacos, frituras, ostras, mejillones, salmorejo, embutidos, quesos, setas, tacos mejicanos, hamburguesas, crepes, brochetas criollas o tandori, vinos, vermú o cócteles se mezclan entre el buen ambiente que se respira en este mercado de una de las calles más frecuentadas de Madrid.

En el Mercado de San Ildefoso los fumadores también tienen su espacio en dos preciosos patios llenos de plantas.

Si queréis saber más sobre este street market madrileño podéis dar una vuelta por su web: http://www.mercadodesanildefonso.com

DSC_3590

DSC_3586

 

DSC_3576

DSC_3595

DSC_3598

DSC_3591

¡Hasta la vista!

0 likes Artículos , Gastronomía , Restaurantes , Vive Madrid
Share: / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *